Hermana mayor

Sinopsis: Un joven ni-ni lleva por la calle de la amargura a su madre, que se pondrá en contacto con la Iglesia para conseguir ayuda.

Ilustración de Hermana mayor

-¡Aya!

Aunque seguía sin hacerle ninguna gracia que la llamara de aquella forma despectiva, Soraya no daba muestras de su enfado. Con templanza y seguridad contestó al mocoso que la reclamaba a lo lejos.

-¿Qué quieres, Pol?

Mientras se dirigía a su propio cuarto, de donde provenían los gritos del joven de 17 años, oyó la maleducada contestación.

-¿No tienes ni un puto tanga? ¡Vamos, no me lo puedo creer!

Soraya se quedó en la entrada de su habitación, apoyada con resignación en el marco de la puerta observando al chico moreno, de pelo rapado, que le había desordenado el cajón de la ropa interior.

-¿Se puede saber qué haces?

-Quiero hacerme una paja con tus bragas – la desafió, sereno.

-¿Y crees que esta es la mejor forma de hacerlo? ¿No has pensado que sería mejor pedir permiso antes de venir aquí e invadirme la intimidad?

Se dirigió hacia el rincón del cuarto donde el chico rebuscaba en el cajón y se dispuso a recoger las prendas que estaban tiradas en el suelo.

-Esta es mi casa y hago lo que me sale de los huevos… nunca mejor dicho – sonrió al darse cuenta que pensaba manchar las bragas de la inquilina precisamente con el semen que le saliera de los testículos. 

-Esta no es tu casa. Es la casa de tu madre y es ella la que me ha abierto las puertas. No tienes ningún derecho a…

De repente, al agarrar la prenda que Pol sujetaba, ambos forcejearon por quedarse con la braga. La fuerza del chico era mucho mayor que la de la atractiva treintañera, que no se acobardó, cayendo finalmente sobre la cama con todo el peso de su oponente sobre ella.

-Esto me va a ayudar a fantasear mientras me la meneo – le susurró a escasos centímetros del rostro de Soraya.

-No tengo tangas, así que búscate otro jueguecito - le soltó sin amedrentarse ni apartar la mirada.

Pol subió su mano, adornada debido al tatuaje que le recorría todo el brazo, por la parte externa de la estilizada pierna de la mujer.

-Te juro que algún día me correré en tu cara.

Soraya empujó con todas sus fuerzas al chico, quitándoselo de encima y quedándose en su poder con la braga por la que habían forcejeado. Se alzó y lo miró desafiante.

-Ya sufrí vejaciones y amenazas en el pasado. No me va a asustar un niñato como tú. Lárgate de mi cuarto. Y cuando quieras unas bragas mías me las pides con respeto. Si así lo haces igual te las regalo y no me importa lo que hagas con ellas – se giró para seguir recogiendo la ropa interior desperdigada.

-Pero la gracia está en que vuelvas a ponértelas – sonrió el chico con malicia mientras se alejaba abandonando la habitación sin lo que había ido a buscar.

Soraya se estiró sobre la cama. No llevaba ni medio año en la casa así que supuso que era normal que Pol aún no mostrara claros síntomas de mejoría. Con cierta tristeza recordó cómo había empezado todo.

-¿Pol? – su madre lo llamó con delicadeza, asustada – Pol, ¿puedes acercarte un momento, por favor?

Soraya estuvo tentada de intervenir, pero se contuvo. No quería empezar mal y prefería causar buena impresión al muchacho.

-Disculpe, hermana, debe estar en el cuarto con la música – se excusó la desvalida madre.

-No se preocupe, Silvia. Y puede tutearme – le sonrió afablemente.

-De acuerdo – le devolvió la sonrisa - ¡Pol! – ahora gritó más, recuperando al instante el semblante sombrío.

De repente, de la nada, apareció un chico malhumorado, caminando con los brazos ligeramente separados del cuerpo, desafiante.

-¿Qué coño quieres? – le gritó a su madre.

-Mira, esta es Soraya.

El joven la miró y, al momento, comenzó a reír.

-¿Se puede saber de qué te ríes? – le preguntó la invitada, con seguridad.

Aunque la monja no vestía el hábito tradicional, era fácilmente reconocible por el tocado que cubría su cabeza.

-¿Sor Soraya o sor Aya? – recalcó la broma.

-Soraya a secas está bien – sonrió aparentando que le había hecho gracia el comentario.

-Pues te llamaré Aya, sor Aya – y rió a carcajadas.

-Disculpa sus modales – se excusó Silvia.

De repente, el chico se puso como una fiera.

-¡¿Qué putos modales?! ¿Es que acaso he dicho algo mal? ¡Ostia puta! – y alzó la mano amenazando a su madre.

Soraya se interpuso entre ambos.

-¿Pol, verdad? No creo que quieras hacerlo.

-¿Y qué coño sabrás lo que yo quiero o dejo de querer?

La madre del descontrolado adolescente comenzó a sollozar mientras la monja intentaba calmar al muchacho.

-No creo que pegar a una madre sea algo de lo que te puedas sentir orgulloso.

-Es que no la aguanto – se mordió la lengua, mostrando la rabia que estaba conteniendo.

-¿No la aguantas por intentar ayudarte? ¿Por quererte a pesar de lo mal que la tratas? ¿Por mantenerte aunque ni estudies ni trabajes?

-¿A qué has venido, a sermonearme?

-He venido a enseñarte que no vas por buen camino y a ayudarte a salir del pozo hacia el que te encaminas sin remedio.

-¡Vete a la mierda! – se marchó dando media vuelta y susurrando por lo bajo: - Puta monja…

-¿Estás bien? – Soraya se preocupó por la madre del chico.

-Sí – mintió mientras se secaba las lágrimas – Ya ves que tiene un carácter difícil – forzó la sonrisa mientras los labios le temblaban – Pero en el fondo es un buen chico.

-No lo dudo – sonrió – Ya verás cómo a partir de ahora todo va ir a mejor. Has hecho bien en ponerte en contacto con la congregación.

-Gracias – y rompió a llorar.

Pol había sido un crío conflictivo desde bien pequeño. No sabía jugar sin correr y pegar a otros niños. Aunque no era hiperactivo, tenía la mayoría de sus síntomas. En el colegio jamás destacó por ser un buen estudiante. Era el típico gamberro que acrecentaba su maldad a medida que crecía. Sus padres jamás supieron hacer nada para remediarlo.

De adolescente ya era un pequeño delincuente. Cuando cumplió los 14 años, edad con la que perdió a su padre, comenzaron las agresiones a su madre. Primero verbalmente y, en los últimos tiempos, físicamente. La pobre mujer, desesperada, pidió ayuda al párroco de toda la vida, quién le puso en contacto con la congregación religiosa católica cuya actividad estaba enfocaba a ayudar a familias desestructuradas. Y ahí conoció a la joven monja de 34 años que ahora vivía temporalmente con ellos.

Aunque solía vestir de forma discreta, Soraya procuraba hacerlo aún más desde que Pol había empezado a insinuarse. La monja se sabía atractiva, pero jamás pensó que eso pudiera llegar a ser un impedimento en su labor.

Mientras se quitaba el único distintivo que la acreditaba, a la vista, como religiosa, dudó si debía seguir poniéndose el tocado. De pie, frente al espejo de su cuarto, recordó la primera vez que Pol se insinuó.

-Deberías pedir permiso antes de entrar a un cuarto que no es tuyo – se quejó Soraya por la irrupción de Pol en su habitación.

La monja se estaba terminando de arreglar. Vestía una falda oscura que le cubría hasta los tobillos y un sweater sencillo que se ajustaba a su torso.

-Si te hubiera pedido permiso jamás te habría visto sin la mierda esa que llevas en la cabeza.

-Se llama velo. ¿Querías algo?

-No, solo molestar un poco.

-No me molestas – se hizo la amable, esperando que el chico se marchara y la dejara terminar de arreglarse - ¿Te vas a quedar ahí como un pasmarote? – preguntó al ver que el muchacho no se movía ni decía nada.

Soraya lo ignoró y se dispuso a colocarse el tocado.

-Me gusta que lleves la mierda esa de velo. Me pone.

La monja se sorprendió ante aquella confesión. No supo cómo reaccionar. Solo se giró disimuladamente y, de reojo, pudo observar al joven mocoso sobándose la entrepierna sin dejar de fijarse en ella.

-Será mejor que te marches. Y no vuelvas a entrar aquí sin permiso. Debes respetar la intimidad de las personas. ¿O a ti te gustaría que tu madre o yo entráramos en tu habitación sin avisar?

-La cabrona de mi madre ya lo hace. A veces le partiría la cabeza – gruñó – Pero tú puedes entrar cuando quieras. Igual te llevas una sorpresa.

-¡Anda! No digas tonterías – reaccionó mientras sacaba al muchacho de la habitación casi a empujones.

“Debería haberle parado los pies esa primera vez”, se flageló Soraya terminando de quitarse el tocado definitivamente.

Esa noche, mientras todos dormían, la casa estaba en completo silencio cuando Soraya comenzó a escuchar unos extraños sonidos. Parecían gemidos o lamentos. Desvelada, se esforzó en concentrarse e intentar discernirlos. Provenían de la habitación de Pol.

La monja supuso que el adolescente se había vuelto a quedar dormido viendo una película pornográfica. No era la primera vez. Se levantó y se dispuso a corroborar la suposición. Una vez frente a la entrada de la habitación, confirmó que los gemidos procedían de allí. La puerta estaba entornada así que la empujó ligeramente y… No se esperaba ver aquello. Sobre la cama, a cuatro patas, una exuberante pelirroja sollozaba de placer debido a la estaca que Pol le clavaba con un ímpetu desmesurado.

La lógica le decía que se retirara, pero instintivamente se quedó observando la escena, intrigada. La joven muchacha era de piel blanquecina y sus grandes senos se bamboleaban con cada embestida. Tenía las bragas a la altura de los muslos, justo por encima de las rodillas, y la camiseta estaba arremolinada alrededor de su cintura. De ella se agarraba un sudoroso Pol, que usaba la tela para impulsarse en cada nueva penetración más salvaje que la anterior.

Soraya estaba estupefacta, pero aún no lo había visto todo. Consideraba a Pol como un joven macarrilla, pero un niño al fin y al cabo. Y así lo había tratado hasta ese momento. De repente, el chico de 17 años se separó de la afortunada pelirroja, dejando ver su enorme verga a la monja que los espiaba tras la puerta. La mujer, asustada, no quiso ver más. Se retiró hacia su cuarto e intentó olvidar lo que había contemplado.

Los gritos vespertinos despertaron a Soraya. Miró la hora y se sorprendió por lo tarde que era. No había dormido bien. La imagen desnuda del hombre de la casa y su endiablada verga la habían atormentado durante toda la noche. Enérgicamente se alzó y corrió hacia la cocina donde se oían los alaridos de Pol, que tapaban los lamentos de su madre.

-¡¿Se puede saber qué haces?! – intervino al ver la espeluznante escena.

En un rincón, arrodillada, Silvia intentaba cubrirse ante las patadas que le estaba propinando su propio hijo. Pol, con los ojos inyectados en sangre, la insultaba mientras ignoraba las súplicas de su madre.

Con la fuerza que el recuerdo de su pasado le daba, la monja empujó con ímpetu al chico, haciéndolo trastabillar. Él la miró desafiante, envuelto en un halo de furia.

-No te metas si no quieres que te dé tu merecido.

-Ni se te ocurra ponerme una mano encima. Ni a mí ni a tu madre. Como vuelvas a hacerlo tendrás a la policía esposándote en menos de lo que canta un gallo. ¿Me has oído?

Pol dudó un instante y Soraya se creció:

-¿¡Lo has entendido!? – ahora gritó.

El chaval contuvo su ira, lo cual aún le enfureció más. Dio un puñetazo a la pared mientras gritaba:

-¡Hija de puta! – y se marchó a su cuarto.

-¿Estás bien? ¿Qué ha pasado? – se preocupó por Silvia mientras la ayudaba a alzarse.

-Muchas gracias – soltó con un hilillo de voz, avergonzada – Solo entré en su cuarto para…

-¿Qué hemos dicho de respetar la intimidad de los demás? – le recriminó.

-Lo sé – sollozó.

-Está bien, no pasa nada – la intentó tranquilizar – Habrá algo más, ¿no?

-Estaba con una chica pelirroja… el niño solo tiene 17 años.

-¡Mujer! Ya es mayorcito para esas cosas.

-No, es un crío.

-Escucha, Silvia, para que tu hijo mejore todos tenemos que poner de nuestra parte. Yo debo aguantarle todas sus bravuconerías, pero tú debes ser más tolerante con él. Si tú no me ayudas, yo no podré ayudarle.

Tras sermonear a la madre, Soraya se dirigió al cuarto de Pol para hacer lo propio con el hijo.

-¿Se puede?

-Tú por lo menos pides permiso.

-Cosa que tú no haces – le reprochó mientras accedía al cuarto.

-Ni ella tampoco.

-No lo volverá a hacer más. ¿Puedo decir lo mismo de ti?

-No.

-¿Y te parece bien tener más derechos que el resto?

-Pues sí.

-Mientras tengas esa mentalidad no llegarás muy lejos en la vida. ¿A dónde quieres llegar, Pol? ¿Quieres ser alguien respetable o un miserable?

-Yo me hago respetar con los puños.

-Te equivocas. ¿Sabes a quién respeta la gente?

-¿A quién?

-A Stephen Hawking, un divulgador científico discapacitado incapaz de defenderse en una pelea. ¿Y sabes a quién no respeta nadie?

Ella misma respondió debido al silencio del muchacho:

-A un convicto acusado de agresión, que es el postrecito del resto de presos.

Pol sonrió y ella siguió con su discurso.

-No pretendo que cambies de un día para otro. Entiendo tus frustraciones y tu malestar. Pero lo que sí quiero es que recapacites y te des cuenta de que con esta actitud estás sentenciado al fracaso. Y, sobre todo, quiero que entiendas que tanto tu madre como yo estamos luchando para que eso no pase.

El chico la escuchaba con la cabeza agachada, introvertido.

-Mírame – le pidió la religiosa.

-No.

-Mírame – insistió, ahora más bruscamente.

Pol alzó el rostro levemente. Una lágrima recorría su mejilla. Soraya se acercó a él y lo abrazó.

-¿Cuándo echaremos un polvo? – rompió Pol el momento mientras acercaba la mano al trasero de la monja.

-¿Es que no piensas en otra cosa? – le recriminó con parsimonia mientras se separaba del joven.

-¿Eres virgen? ¿Te gustaría que te desvirgara, Aya? ¿Qué me dices? Podría enseñarte algunas cosillas…

-No eres más que un mocoso. No tienes ni idea de mi pasado. Cuando yo tenía tu edad no era ninguna santa, ¿sabes?

-Ah, ¿no? – puso cara de estar interesado.

El padre de Pol agarraba con firmeza la mano de su esposa, quién empujaba entre alaridos cada vez que el médico se lo indicaba. Después de unos minutos de una tensión incalculable, el pequeño Pol comenzó a llorar tras los golpecitos que el doctor le propinó en el trasero.

Mientras aquel bebé respiraba sus primeras bocanadas de aire, Soraya paseaba sus hermosas 17 primaveras en una noche cerrada, junto a uno de sus muchos amigos con los que solía tontear. En aquella ocasión el afortunado era Joaquín. Antes de entrar en la discoteca se habían metido unas rayas de coca y se creían los amos del mundo.

-Esta noche estás tremenda – la lisonjeó mientras hacían cola para entrar.

La adolescente vestía unos pantalones de cuero negro ajustados y una camiseta ceñida que mostraba un lujurioso escote, producto de su pecho de la talla 95 y motivo de las lascivas miradas del portero de la discoteca.

-Tú tampoco estás nada mal – le contestó ella antes de morrearse mientras Joaquín le manoseaba el culo sobre el pantalón de cuero, introduciendo los dedos entre las nalgas de Soraya.

Una vez dentro del local, la pareja no dejó de beber. Mientras él tonteaba con todas las chicas que veía, ella no paraba de bailar y disfrutar de todos los hombres que se acercaban para intentar robarle un beso. Alguno lo conseguía, pero únicamente los más guapos.

Cansado de tanta petarda, Joaquín se fue en busca de su amiga. Quería follársela. No sería la primera vez que lo hacían en los lavabos de una discoteca. Una nueva rayita y sexo con una diosa. Se le puso dura solo de pensarlo.

Mientras su amigo la buscaba, Soraya estaba liándose con un apuesto rubio en la cola de los baños. El chico no había tenido que hacer mucho para conseguirla, solamente presentarse y ponerla cachonda debido a su aspecto físico. El desconocido era guapo y estaba cachas, la joven Soraya no necesitaba más.

Cuando Joaquín los vio, se le encendió la sangre. Sin mediar palabra los separó bruscamente al tiempo que la insultaba:

-¡Puta!

Acto seguido, le soltó un puñetazo al desconcertado rubio que aún no sabía lo que pasaba. Lo noqueó de un solo golpe.

Mientras los seguratas echaban del local a la joven pareja, Soraya confesó a su amigo:

-Me has puesto cachonda.

 -Y ese indeseable acabó convirtiéndose en mi marido – reveló Soraya a Pol.

-¡Vaya! Has estado casada y todo. Es una historia interesante. ¿Me contarás más?

-Tú pórtate bien con tu madre y yo me portaré bien contigo.

-¿Quieres que le pida perdón? – se rió con aire chulesco.

-No estaría mal – se alzó para alejarse de la habitación.

-Tal vez lo haga, Zorraya – bromeó.

Esa misma noche, Pol habló con su madre. Le pidió perdón por lo ocurrido y juró que se esforzaría por cambiar siempre que ella también lo hiciera.

Al día siguiente, Soraya se levantó contenta. Por fin sus esfuerzos con Pol parecían dar resultados. Quería recompensarle, mostrarle claramente que estaba en la actitud correcta. Se arregló y salió hacia el cuarto del chico. Esta vez entró sin avisar. Se encontró a Pol aún acostado, pero despierto. El joven la miró extrañado y más aún cuando la monja le lanzó la prenda.

-No es un tanga, pero me las acabo de quitar – y se marchó sin esperar contestación.

Pol no tardó en entrar al cuarto de la monja, como siempre, sin pedir permiso.

-Aquí las tienes – le devolvió las bragas, para sorpresa de la treintañera, lanzándolas al suelo.

-¿Qué pasa, no las quieres? – se extrañó, inexplicablemente desilusionada, mientras Pol se marchaba sin decir ni mu.

La monja se dirigió a la prenda que yacía en el suelo y, al recogerla, se pringó la mano de un líquido viscoso, haciéndola sonreír instintivamente. Al desplegarla, pudo observar que la ropa interior estaba completamente impregnada del semen de Pol. “Te has corrido rápido”, pensó.

Durante los siguientes días, tanto Pol como su madre hicieron esfuerzos por intentar solventar sus diferencias, enorgulleciendo a una Soraya que se sentía enormemente dichosa. Sin embargo, la actitud del muchacho con la monja no parecía haber cambiado.

-Dime que las llevas puestas.

-¿Perdón?

-Las bragas – tras unos segundos de silencio, concretó: - donde me corrí. Dime que las llevas puestas.

-Las tiré.

-No me jodas… - aparentó decepción.

-Estaban viejas. Únicamente te las di como premio por tu comportamiento, para que hicieras lo que quisieras con ellas sin necesidad de robármelas. Nada más.

-¿Y cuál será mi próximo premio? – Soraya lo miró con incredulidad, ignorando lo que el chico pretendía insinuar - ¡Vamos! Me estoy portando de puta madre, ¿no es así?

-Cierto.

-Entonces, me he ganado un premio mayor. ¿Qué tal si dejas que te sobe un poco?

-Pol, el premio por tu comportamiento es convertirte en una persona decente y no en un desecho social.

-Que pase de mi madre no quiere decir que haya cambiado en absoluto.

-Ah, ¿no? Eras un maltratador en potencia. ¿Eso es lo que quieres seguir siendo?

-¡Qué sabrás tú!

-Escucha Pol – se puso completamente seria – lo que te voy a contar no es ninguna broma. Es mi pasado y, aunque no puedo decir que me alegre de haberlo vivido, gracias a ello ahora estoy aquí salvando tu vida, la de tu madre y la de la pobre futura chica que acabara contigo.

Se acercaba la hora y no le daba tiempo. Lo peor es que contra más tiempo pasaba más nerviosa se ponía, impidiendo concentrarse en las tareas del hogar que aún le quedaban por hacer. Joaquín estaba a punto de llegar y si no lo tenía todo listo…

-¡Hola, cariño! – soltó al entrar en casa.

-Hola, mi amor – gritó con la voz entrecortada desde el cuarto de baño.

-¿Por qué no vienes a recibirme? ¡Joder! Me gusta que mi mujer me reciba cuando llego a casa después de una dura jornada de trabajo.

-Lo siento, mi amor – se apresuró a acudir a su encuentro.

-¿Lo tienes todo listo? – preguntó, ignorando la presencia de la veinteañera Soraya.

-Bueno, estoy acabando de…

-¡¿Acabando?! ¿Tienes todo el puto día para limpiar la casa y me dices que a estas horas estás acabando?

-Lo siento, he intentado…

-¿Qué coño has intentado? ¿Follarte a un vecino?

-No, por favor, mi amor…

-Ni por favor ni ostias – se enfureció mientras se desabrochaba el cinturón del pantalón – Enséñame lo que estás limpiando.

Temblando de arriba abajo, Soraya guió a su esposo hasta el cuarto de baño.

-Solo me falta…

-¿Es aquí donde te lo has tirado? – la interrumpió – Y ahora estás limpiando las evidencias, eh, puta…

-No…

¡ZAS! De repente un correazo impactó con estruendo contra uno de los muslos de la indefensa mujer.

-Por favor… - suplicó.

-Haberlo pensado antes de follártelo.

Soraya calló. Sabía por experiencia que era mejor callar antes que intentar negar sus acusaciones. Se mordió el labio y esperó el nuevo azote. El segundo fue más doloroso. Siempre era igual.

Tras la paliza de Joaquín, Soraya estaba desnuda, tirada en el suelo del salón. Tenía magulladuras varias y el labio sangrando debido al manotazo que su marido le había dado en última instancia.

-¿Te has puesto cachonda?

Sabía lo que ahora tocaba. Aquellas sesiones de sexo la martirizaban. Era completamente humillante disfrutar de aquel hombre después de las vejaciones que le había propinado. Pero no podía evitarlo, la follaba tan excitantemente bien que lo disfrutaba enormemente, y eso la atormentaba.

-Porque yo me he puesto como una moto – se contestó a sí mismo mientras se deshacía de los pantalones que hacía rato habían perdido la compañía del maldito cinturón.

Al alzarse del suelo, dándose la vuelta, ante ella apareció una verga completamente tiesa rodeada de oscuras y verdes venas palpitantes. Dolorida, abrió la boca tal y como le indicó Joaquín. Sintió la polla golpeando el fondo de su garganta, provocándole una arcada.

Como siempre, disfrutó demasiado de aquel polvo. Tanto que cada día perdía el tiempo llorando por desear que llegara ese momento, el del éxtasis después de haber sido humillada. Se daba asco a sí misma.

-¡Joder, Soraya! – Pol había quedado impresionado con aquella historia.

-Bien, me alegra que me llames por mi nombre – sonrió, dejando atrás el semblante serio que había mostrado durante la explicación de su pasado.

-Dime dónde cojones está ese hijo de puta, que le parto las piernas.

-¿Es que no has aprendido nada? Esas no son las formas. Además, Joaquín ya no está entre nosotros.

-¿Y eso?

-Durante años deseé que le pasara algo, que llegara el día que no apareciera por la puerta después del trabajo.

-Pero allí aparecía, día tras día.

-Correcto. ¿Sabes? Por aquel entonces yo no era creyente.

-¿En serio? – se rio a carcajadas – No me jodas…

-En serio. Pero llegó un momento que mi desesperación alcanzó cotas tan desproporcionadas, que empecé a rezar. Cada mañana le pedía a Dios que me librara de aquel castigo.

“Yo no creo en estas cosas, pero si existes de verdad y eres tal y como dicen, supongo que me escucharás y tendrás en cuenta mi dolor y sufrimiento. No pierdo nada por hacer el idiota y rezarle a un Dios inexistente. ¿Quién sabe? A lo mejor existes de verdad y hacer el idiota es no pedirte ayuda…”

-Y me dirás que alguien ahí arriba escuchó tus plegarias y se deshizo de tu marido – Pol se burló de ella.

-Esa misma semana, a los pocos días, Joaquín no apareció por casa después del trabajo. Había muerto en un accidente de tráfico.

-¡No jodas! – el rostro de Pol pareció cambiar de repente - ¿Y cuándo fue eso?

-Mañana hará 4 años – el joven se quedó pálido - ¿Estás bien?

-Mañana es mi cumpleaños – susurró como ensimismado – Menuda casualidad – reaccionó al fin, quitándole importancia al detalle.

-El placer que me ofrecía el mismo hombre que me degradaba – prosiguió – hizo que mi interés por el sexo desapareciera por completo. Además, la muerte de Joaquín tras mis plegarias me cambió la vida. Así es cómo empecé a creer y entendí que mi destino era ayudar a gente que se viera abocada a la mano de Dios, sin mayor esperanza. Tal y como me encontraba yo. Tal y como se encontraba tu madre.

-Y así te hiciste monja…

-A pesar de estar aún formándome, – afirmó – fue precisamente mi experiencia pasada con los malos tratos lo que determinó que la congregación me tuviera en cuenta a la hora de llevar a cabo la santa misión de ayudaros.

-¡Amén! – se mofó nuevamente.

Esa noche, cuando Soraya se proponía a cambiarse para acostarse, Pol irrumpió en la habitación.

-Debo confesarte algo, Aya.

Aunque había vuelto a llamarla de aquel modo y seguía con la costumbre de entrar sin permiso, no pudo evitar reír ante aquel comentario.

-Lo siento, son los curas los que dan absoluciones.

-No me jodas, monjita. Te vas a burlar de tu puta madre.

-¿A qué viene ese tono? – se extrañó.

-Pues que no tienes ni idea de lo que pasó aquella tarde.

-¿Qué tarde? ¿Qué quieres decir?

-Te has vuelto creyente pensando que fue tu querido Dios el que mató a tu marido y te salvó el culo. Eres gilipollas.

-Oye, Pol, no te consiento que…

-¡Calla! ¡Joder! ¿Sabes cómo murió mi padre?

-De un accidente de… ¡No!

-Sí, ¡joder!

-No me lo puedo creer. Y cómo sabes que…

-Porque era yo el que conducía.

-Pero si tendrías…

-14 años recién cumplidos, ¡joder! Por eso me di a la fuga, con el cuerpo de mi padre estampado contra el puto parabrisas. Dejarme conducir fue su jodido regalo de cumpleaños.

-Pol… - intentó ser comprensiva con el muchacho que lloraba ante ella.

-¡No! ¡Mierda! – la apartó cuando ella intentó abrazarlo – No te das cuenta que tu mierda de devoción no tiene sentido. Es a mí a quien debes devoción. Solo a mí. Yo soy tu Dios.

-Pero, ¿qué dices?

-¡Cojones! Yo te salvé de ese hijo de puta.

-Fueron mis plegarias, Pol.

-No me jodas, Zorraya, me debes una – sonrió maléficamente – Me debes gratitud.

-No creo que debamos alegrarnos de lo que pasó aquella tarde.

-¡Oh, sí! Y tanto que vamos a alegrarnos. Y vamos a empezar ahora mismo…

Pol se alzó, acercándose a la monja que lo miraba expectante. Parecía fuera de sí.

-No sé qué pretend…

El chico la calló con una ostia.

-¿Es así como te zurraba tu marido?

Por primera vez desde que conoció al joven delincuente, Soraya sintió miedo. Vio en sus ojos la misma expresión de Joaquín antes de que el horror comenzara. Un semblante que no había vuelto a ver jamás, pero que nunca olvidaría.

La mano tatuada de Pol estrujó con fiereza el rollizo pecho de la monja, casi haciéndola gritar.

-Quiero que vuelvas a ser tan guarra como fuiste.

-Pol… - otro guantazo la volvió a callar.

-Qué bien lo vamos a pasar – soltó al mismo tiempo que estiraba con salvajismo de la camisa de la monja, haciendo saltar los botones y mostrando un sostén discreto, sin florituras.

No sabía cómo reaccionar. Estaba asustada, pero serena. Ni quería ni creía que volvería a pasar por eso, pero el recuerdo de Joaquín en la forma de actuar de Pol la tenía paralizada. Igual que cuando su ex marido le pegaba para luego regalarle un placer inconmensurable. De repente, recordó a Pol con aquella chica pelirroja. A la mente le vino la visión de su joven y fornido cuerpo y aquella verga… Se dejó hacer definitivamente.

El vándalo tiró de los tejanos de Soraya, que parecía menos guerrera de lo que aparentaba. Al ver las bragas que ella misma le había dado para que se masturbara, rió a carcajadas.

-Sabía que en el fondo eras una verdadera puta – la vejó mientras rasgaba con su dedo el sexo de la monja, por encima de la ropa interior – ¿Sabes? Estas mismas bragas sucias olían tan bien que me corrí al instante.

Soraya lo miró directamente a los ojos. Hizo el intento de hablar, pero únicamente le salió un gemido. El dedo de Pol y el recuerdo de las dos bofetadas anteriores tenían la culpa.

-Venga, te permito hablar – sonrió sin dejar de masajear la ropa interior de la religiosa.

-No puedo… - suspiró - …romper… - gimió - …mis votos…

-Tranquila. Ya los rompo yo por ti.

Pol acercó el rostro al de Soraya y le robó un beso.

-¡Ah! – gritó la mujer al sentir el mordisco en su labio inferior.

El grito se convirtió en gemido cuando Pol retiró la braga a un costado y entró en contacto con los humedecidos labios vaginales de la monja.

-Estás bien cachonda, Zorraya – rió con orgullo.

No mentía. Estaba completamente excitada, una sensación que no recordaba desde hacía 4 años. El comportamiento del muchacho y, supuso, tanto tiempo sin sexo habían hecho un cóctel explosivo. Con el dedo de Pol hurgando en su interior, cerró los ojos, dejándose llevar hasta el orgasmo. Había olvidado lo placentero que resultaba.

-Eres una monja mala – se reía mientras se desvestía.

Soraya lo observaba expectante, arremolinada en la cama, sufriendo las incongruentes sensaciones de su cuerpo y su mente. Su nuevo mundo, el que le había salvado de su nefasto pasado, se estaba desmoronando. Estaba asustada de lo que eso podía implicar, pero deseosa de ver la desnudez de Pol.

-¿Quieres verme desnudo? Te lo veo en tus ojos – ahora reía a carcajadas.

 -Ya te he visto desnudo – confesó.

-¡Ah! ¿Sí? – se extrañó.

-El otro día, mientras estabas con la chica pelirroja.

Pol rió con estruendo.

-Así que me espías por las noches. ¡Joder! Sabía que eras más guarra que las gallinas, pero no tanto.

-No es eso…

-Dime, ¿te gustó lo que viste?

No contestó.

-¡Dímelo!

Silencio.

El guantazo de Pol fue considerable. A pesar del pitido que ahora sentía en su oído izquierdo, escuchó las palabras del chico.

-Si te doy permiso para hablar es para que hables. Dime, ¿te gustó lo que viste?

-Mucho – no mintió.

-Pues estás de suerte – pavoneó al tiempo que se bajaba pantalones y calzoncillos al unísono, mostrando su esplendoroso pene morcillón.

Soraya gimió, aún sobre la cama, mientras se revolvía como una gata en celo.

-Chúpemela, hermana – se jactó con escarnio.

La mujer se bajó al suelo y, gateando, antes de entrar en contacto con el sexo de Pol, observó al crío. Cuando sus miradas se cruzaron, sonrió y abrió la boca acercándose al objetivo, haciendo que el orondo glande entrara en contacto con la experta lengua de la monja. La mano derecha de la mujer asió el semiduro pene al tiempo que comenzaba a lamerlo con lujuria.

La visión de Pol era increíble. El precioso rostro de Soraya, que no dejaba de mirarlo, envuelto en el tocado negro, se movía sensualmente permitiendo que los carnosos labios recorrieran la verga al mismo tiempo que la mano de la monja se la sacudía. La polla se le puso completamente dura en tan solo unos segundos.

-Para ser tan solo un niñato la tienes bastante grande – le sonrió apartándose de la polla de 22 centímetros.

Pol le dio un empujón tan fuerte que la estampó, golpeándola contra la pata de la cama.

-Como vuelvas a tratarme sin respeto te juro que te daré una buena paliza – la amenazó mientras se colocaba el preservativo que había traído consigo premeditadamente.

El chico agarró los tobillos de la religiosa, abriéndole las piernas. Ella forcejeaba, no queriendo ponérselo fácil, pero la fuerza de Pol acabó haciendo efecto. El adolescente se coló entre las extremidades de la mujer, acercando el pollón a la incandescente raja de la monja.

Al sentir el roce en su coño, Soraya se deshizo. El grueso glande que se restregaba contra sus acuosos labios vaginales le reportó a tiempos pasados, cuando el sexo era parte primordial en su vida. Dejó de luchar, se relajó y se preparó para disfrutar de lo que iba a llegar a continuación.

Bruscamente, Pol penetró a la monja, que no hizo ascos a ese salvajismo. La juventud del muchacho le confería una energía considerable, la cual usaba para destrozar la raja de su deseada treintañera mientras retiraba las copas del sostén para entrar en contacto con los preciosos senos que se mantenían tan firmes como en su juventud.

Con la mente obnubilada, olvidándose de los votos, sus creencias y su nueva vida, Zorraya solo pensaba en alcanzar un nuevo orgasmo. La hinchadísima polla que la penetraba estaba a punto de regalárselo, pero fue el tierno beso de Pol, acompañado de sus controlados pellizcos sobre los oscuros y puntiagudos pezones, lo que hizo que se corriera rodeando con las piernas a su joven amante.

-¡Joder, Pol! – blasfemó mientras el niño se salía de su interior, lentamente, provocándole un dulce cosquilleo en la vagina.

El pequeño macarra se quedó de pie, masturbándose sin dejar de mirar el precioso cuerpo desnudo de la monja, que seguía en el suelo, vejada.

-Quiero correrme en tu cara – confesó mientras se deshacía del condón.

-No – contestó con firmeza.

-Voy a correrme en tu puta cara – sonrió con suficiencia.

-He dicho que no, Pol.

-¿Quieres que te pegue? Es eso, ¿verdad?

Antes de que la mujer pudiera contestar, Pol corrió hacia ella, haciendo bailar su enorme rabo de un lado a otro, para propinarle una patada en el costado. Soraya se quejó, dolorida.

-Ahora, por gilipollas, abrirás la boca – ordenó mientras apuntaba su tieso falo al rostro de la monja.

La mujer no tuvo más remedio que ser sumisa. Con el enfado dibujado en su rostro y la boca completamente sellada, alzó el mentón, ofreciéndole la cara al pequeño delincuente. Pol apretó los carrillos de Soraya con fuerza, hasta obligarla a abrir la cavidad bucal.

Joaquín también la obligada a abrir la boca y, aunque no le gustaba el sabor del semen, se lo tragaba complacida. Esta vez no iba a ser menos.

El primer chorretón salió disparado sobrepasando el bello rostro de la mujer y alcanzando el tocado, que quedó impregnado de la viscosa lefa. El siguiente chorro, menos impetuoso, alcanzó la frente de la monja, resbalándose por la nariz hasta alcanzar los labios de la boca donde cayó el resto de leche del muchacho.

Cuando Pol dejó de meneársela, enajenada, Soraya le succionó el glande, intentando recoger toda la lefa posible. El chico tuvo un par de espasmos antes de observar a la monja tragándose todo el semen que había recolectado mientras no dejaba de masturbarlo.

-Eres la reencarnación de mi hombre… - bromeó pisoteando todas sus creencias.

-Ya quisiera ese mierdas de Joaquín… – contestó al tiempo que golpeaba el rostro de la monja con la polla morcillona – Vístete, que pareces una puta en vez de una santa.

Y es lo que era, pensó para su tormento. ¿Qué había hecho? Había vuelto a disfrutar del sexo con un hombre que la había humillado. Pero esta vez, encima, había roto el voto de castidad. Se quedó mirando a su joven amante y, con dignidad, se dirigió a él.

-¿Por qué lo has hecho?

-No lo sé – rompió a llorar.

-Te sientes responsable de la muerte de tu padre. ¿Es eso?

Gimoteando, incapaz de responder, gesticuló afirmativamente con la cabeza. Soraya se acercó a él y lo abrazó. Los cuerpos, desnudos, se fusionaron en un tierno abrazo. Ambos tenían motivos para estar preocupados.

La monja sintió cómo la polla de Pol golpeaba contra sus muslos. El chico había tenido una nueva erección y la mujer no pudo evitar sonreír, complacida, al sentir la joven mano hurgando entre sus nalgas.

-Prométeme que harás un esfuerzo por superarlo – le pidió la mujer.

-Te lo prometo. Perdóname tú por haberte pegado.

-Antes debo darte las gracias por el placer que acabas de regalarme.

La extraña pareja se besó apasionadamente. Soraya bajó su mano para acariciar la nuevamente durísima verga del chico mientras se relajaba permitiendo que la mano del brazo completamente tatuado de Pol accediera más fácilmente a su ano.

Mientras tanto, Silvia, ilusionada por la nueva relación con su hijo y tremendamente agradecida a la monja por todo lo que había hecho, se dirigió al cuarto de Soraya para explicarle lo que había pensado para celebrar la mayoría de edad de su pequeño. Una vez frente a la puerta, asió el pomo y se detuvo un instante, pensativa.

Si consideras que Silvia abrirá la puerta sin llamar, lee únicamente el epílogo 1

Si consideras que Silvia pedirá permiso antes de entrar, lee únicamente el epílogo 2

21 Response to "Hermana mayor"

  1. doctorbp 9 de noviembre de 2013, 12:54
    Notas del autor:

    Este relato es mi tercera participación en el Ejercicio, más concretamente en la edición número XXII.

    El marco de este Ejercicio era escribir un relato bajo el tema “Sexo con religiosos”. Para saber más respecto a esta iniciativa, podéis visitar los enlaces que hay en el propio blog.
  2. doctorbp 9 de noviembre de 2013, 23:35
    Como podéis ver, este relato incorpora una pequeña novedad en forma de decisión final por parte del lector.

    Me gustaría saber qué opción habéis elegido, si creéis que la madre de Pol pide permiso o no antes de entrar en la habitación de Soraya. Así que os animo a comentar y aprovechar para contar cuál ha sido vuestro final.

    Gracias por leerme.
  3. Diego Alday 10 de noviembre de 2013, 16:29
    Me ha encantado tomar la desicion al final, aunque no me sorprendio que si Silvia entraba sin permiso, sucederia algo asi.
    Sigue con los buenos relatos :)
  4. doctorbp 11 de noviembre de 2013, 20:26
    Diego, me alegra que te gustara el juego de la decisión final :)

    De momento gana el "entrar sin pedir permiso" 1-0

    A ver si los demás se animan a comentar su elección y el resto del relato.
  5. LisaAC 23 de noviembre de 2013, 3:43
    He tratado muchas veces de leer el final pero no me deja, no se si alguien más tenga ese problema, me dice que no tengo autorización para ver la página, con las dos opciones pasa igual. Podrías arreglarlo por favor :)
  6. doctorbp 24 de noviembre de 2013, 12:13
    Lisa, ¿cómo accedes al relato? ¿desde smartphone, pc,iphone...? ¿Y con qué navegador? ¿opera, explorer, firefox...?

    ¿Alguien más tiene problemas similares? De todos modos, os pongo aquí los 2 epílogos.

    EPÍLOGO 1

    El shock al ver a la monja, prácticamente desnuda, únicamente ataviada con el velo sobre su cabeza, practicándole sexo oral a su hijo adolescente fue demasiado para Silvia, que sufrió un ataque de nervios en aquel preciso instante.

    Tras la denuncia de la madre de Pol y un juicio surrealista debido a la presión ejercida por parte de las altas esferas eclesiásticas, Soraya acabó encarcelada, convirtiéndose en el caramelito de las presas más veteranas.

    Pol, resentido por la reacción de su madre, se convirtió en el maltratador que la monja estaba a punto de evitar. El joven, a la edad de 34 años, terminó quitándose la vida después de no poder soportar el peso de la segunda muerte de un progenitor.

    Silvia acabó falleciendo en el hospital después de una paliza de su hijo, la última de tantas. En su último año de vida, se habían producido a diario.

    EPÏLOGO 2

    El susto que se llevó Soraya al escuchar cómo picaba a la puerta la madre del joven al que se la estaba mamando fue inconmensurable. Mientras se apresuraba a vestirse y arreglar el cuarto poniendo alguna excusa, Pol no dejaba de burlarse de ella.

    Tras la celebración del aniversario del joven, Soraya dejó la casa y, después de confesar sus pecados, prosiguió su vida religiosa, renovando sus votos temporales, más convencida que nunca de sus creencias.

    Con la ayuda de un psicólogo, Pol superó los miedos que arrastraba desde el accidente de coche en el que falleció su padre. Consiguió un trabajo y empezó a aportar dinero para ayudar a sacar la familia adelante.

    Silvia se sentía orgullosa de su hijo y enormemente agradecida a Dios por haberlo encauzado. La mujer murió a la edad de 85 años, de muerte natural, mientras recibía los cuidados de su hijo y su nuera, felizmente casados.
  7. JuanCa 24 de noviembre de 2013, 17:29
    A mi me pasaba igual que a la chica pero creo que es porque si estas registrado con una cuenta google no te deja ver, debe ser algo de permisos, porque me aparecía un mensaje que decía tu cuenta actual no tiene acceso para ver esta pagina.
    Lo que debe hacer es cerrar la cuenta y así podrá verlo
  8. Straccia Tella 24 de noviembre de 2013, 17:38
    Hola!!
    Muchas gracias por otro relato!!

    De todos los relatos con los que has participado en el ejercicio es el que más me ha gustado. Además he elegido el final feliz (aunque si todas las madres del mundo son como la mía, es imposible que toquen a la puerta)

    Me han gustado los flashbacks y que al final el pasado de los personajes se hubiera cruzado. Ya hasta incluyes giros de guión en los relatos!!

    Personalmente el problema al ver el final del relato, a mi me sale si intento abrirlo en una pestaña nueva en lugar de hacer click.

    Un besote!!
  9. Straccia Tella 24 de noviembre de 2013, 19:20
    Y por cierto, ¿estamos ante tu primer relato sin infidelidad?
  10. doctorbp 24 de noviembre de 2013, 23:38
    Lisa, ¿has comprobado si lo que te ocurre es lo mismo que describe JuanCa? Creo que puede estar relacionado con lo que comenta Straccia.
    Si el enlace se abre en una ventana o pestaña nueva, lo que intenta abrir es la página de blogger del blog y, lógicamente, no tendréis autorización.
    Los enlaces funcionan si no se abren en otras pestañas o ventanas puesto que lo único que hacen es mostrar contenido oculto del relato, que está en la misma página.

    Pues Straccia, tenía miedo de que fuera todo lo contrario. Este relato, en el Ejercicio, creó algo de polémica y temí que la mayoría lo percibiera de forma errónea. Me alegra comprobar que no es así :)

    De momento hay un empate a 1 en cuanto a elecciones finales. A ver si se anima más gente a comentar su elección.

    Pues, aunque no sea mi mejor relato, juraría que en "Body painting – Sudáfrica 2010" no hay infidelidad. En "La oca erótica" hay un intercambio consentido así que tampoco lo consideraría infidelidad. En "La niñera" tampoco hay. Ni en "Un paquete en mensajería".
    Aunque no lo parezca y no sean muchos, de vez en cuando escribo sin poner cuernos a los personajes :P

    Por cierto, Straccia, te envié un mensaje a través de la herramienta de Seguidores. Diría que te debería haber llegado un correo. Por favor, no hace falta que me escribas si no quieres, pero te agradecería que me confirmaras si te llegó para saber si a través de esa opción me puedo poner en contacto con vosotros. Muchas gracias de antemano.
  11. LisaAC 25 de noviembre de 2013, 2:31
    Hola... los dos tenían la razón... he cerrado el gmail antes de entrar y he configurado la PC para que no lo abra cómo otra pestaña y lo he visto.... yo voto por el segudo final...y me encantan tus relatos :)
  12. Straccia Tella 25 de noviembre de 2013, 13:36
    Hola,
    En el mail no he recibido nada, pero en el blog a la derecha si que me dice que tengo un mensaje nuevo. Cuando le doy a abrir me dice lo siguiente:

    "Lo sentimos...

    No pudimos gestionar tu solicitud. Inténtalo de nuevo o vuelve un poco más tarde."

  13. doctorbp 25 de noviembre de 2013, 19:47
    Bueno, no se trata de votar el final preferido, sino el final que te ha tocado según la decisión tomada previamente :)

    Vaya, Straccia, pues es una lástima... he estado buscando algo de info sobre ese error y la verdad es que he encontrado varios casos relacionados con la herramienta de Seguidores. Pero, lamentablemente, no he encontrado una solución fidedigna al respecto.
    Tampoco sé si es un problema generalizado o únicamente en tu caso. Bueno, si lo vuelves a probar y te funciona ya me dirás. Muchas gracias por todo.
    Por cierto, el mensaje era a raíz de tu comentario sobre "¿Y tú de quién eres?".

    Gracias a los 4 por vuestras aportaciones.
  14. ChTR 27 de noviembre de 2013, 14:56
    Hola doctor.

    Realmente no esperaba la polémica y el polvo que levantó el relato. Cuando tuve todos los relatos a mano, miré algunos que podrían tener un contexto algo sensible. Y el tuyo ni se me pasó por la cabeza. Temía por el de Rocío (sumo sacerdote corrupto) el de Anita (sacerdote abusador) y el de Aleyxen (otra vez, sacerdote abusador). Los más polémicos fueron al frente, pero el tuyo nunca lo consideré tal. :/

    Te digo la verdad, si yo hubiera sido el primero en comentar (porque leí los otros comentarios antes de hacer el mío) ni hubiera mencionado el supuesto mensaje soslayado o incluso la apología que apuntó Femme. Es que, habiendo leído tantos relatos de lo más variopintos, e incluso teniendo en mi haber algunos fuertes, lo tomo todo como hay que tomar los relatos: un pasatiempo, una diversión, un escape. ¿Moralejas? ¿Apología a la violencia oculta? No sé...

    Un pequeño apunte: En mi comentario original escribí "Sobre los comentarios innecesarios, no los veo innecesarios" en realidad quise escribir "Sobre los diálogos innecesarios...". Lo corrijo aquí.

    Ahora sí, a hablar del relato.

    Un abrazo.

    -------------


    En realidad creo que para transmitir tanta repulsión hay que currárselo. Has tocado un tema que vi en un documental español (misma situación y todo: hijo abusador que "Ni trabaja ni estudia: nini", y madre sufriéndolo en las carnes) y la sensación que despertaste en mí es similar. Y ¡carambas, ja!, eso para mí es bueno, despertar emociones: o hacer reír, o arrancar un par de lágrimas, o tensar al lector, o revolverle el estómago...

    Además la categoría es la que es. No esperaba precisamente una historia romántica...

    Sobre los diálogos innecesarios que comentó alguien. Yo no los veo para nada innecesarios. Ayudan a moldear la personalidad, ayudan a adentrarse en detalles y sobre todo, a tratar de crear un vínculo con el lector. Y en mi caso lo ha conseguido: temía por Soraya a veces y deseaba que el muchacho se comportara cuando parecía enervarse.


    Lo bueno

    El desarrollo realista de la personalidad de Pol. Parecía encauzarse, pero siempre estaba ese miedo a que volvería a perder los cabales.
    La historia de la hermana Soraya, que mostró una faceta muy interesante y que sirvió de nexo para unirse con Pol.
    Una idea muy buena la de los dos epílogos. Como dijo Longino, el Ejercicio es un buen lugar para experimentar.
    Yo elegí el Epílogo 2, y pese a que me sentí un poco mal por Soraya, me alegré por el muchacho y su madre...

    Lo malo

    ... pero ojeé el Epílogo 1 y el sabor amargo no me lo quito en días XD
    Un poquito forzado lo del accidente y su relación con los protagonistas. Demasiada coincidencia, creo que le restó un poquito ese realismo que desprende la historia.

    Pero mi enhorabuena a la autora.
  15. doctorbp 28 de noviembre de 2013, 22:33
    Pues yo tampoco esperaba para nada la polémica que se montó. Como bien dices, los relatos hay que tomárselos como lo que son: historias inventadas con personajes ficticios sin más. Todo lo que vaya más allá creo que está fuera de lugar.
    De todos modos, me gustó que se creara debate en torno al relato, aunque fuera relativamente polémico jeje

    Vieri, ya entendí que te referías a los diálogos :)

    Lo cierto es que este relato tiene varios puntos a analizar, los cuales han gustado a unos y han disgustado a otros. Algunos de estos puntos son la narración de malos tratos, la trama (con ese punto de unión entre ambos personajes), el final dual...

    Bueno, si no me equivoco de momento gana el epílogo 2
  16. Anónimo 21 de septiembre de 2014, 7:26
    Este tiene muy buena pinta, maldito doctor. 3 relatos tuyos que abro, 3 relatos que me gustan de lo poco leo me encanta. De lo largos que son me veo obligado a guardarlos para leerlos mas tarde o otro dia, por lo que no puedo darte mi opinion inmediata.

    Lo que si que puedo decir es que eres todo un ejemplo.

    Zorrete.
  17. doctorbp 22 de septiembre de 2014, 22:44
    jajajaja muchas gracias por el elogio.

    Lo cierto es que si no me has leído nunca tienes bastante para leer.

    Por desgracia, los que me vienen leyendo habitualmente deben estar cagándose en todo debido a mi retraso a la hora de volver a publicar. Pido perdón por ello :(
  18. Anónimo 7 de octubre de 2014, 1:51
    No sé como diablos haces para escribir tan seguido. La verdad es que tienes muy buena imaginación. Escojo el epílogo 2 pues va más acorde con el relato, es decir, pensar que la madre aprendió a tocar la puerta y bla bla, además el hecho de que la relación se quede oculta le da más realismo a la historia y un toque de lo prohibido que resultaría una situación así. No sé si es mi impresión, pero me parece que te has vuelto un poco más detallista en el acto sexual. Bueno nada, eres un puto amo, felicitaciones y sigue escribiendo.
  19. doctorbp 7 de octubre de 2014, 23:13
    jejeje lo cierto es que este año mi ritmo de publicación ha bajado escandalosamente. Son varios los motivos por los que anteriormente podía publicar una vez al mes.

    Cualquiera de las dos opciones finales es buena. Están para que cada uno escoja la que le encaje más con la historia.

    Sí es cierto que intento mejorar las narraciones del sexo. Suele ser la parte que más me cuesta y en unos relatos me sale más fluida que en otros, pero en general es un déficit que tengo.

    Muchas gracias por todos los elogios :)
  20. Anónimo 14 de septiembre de 2015, 8:39
    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
  21. doctorbp 16 de septiembre de 2015, 23:13
    Como acabo de indicar en otro de los relatos, a partir de ahora borraré todos los comentarios con spam. Lo siento.

Publicar un comentario en la entrada